TENDINT PONTS


Hoşgeldiniz.
Aquest bloc vol contribuir a tendir ponts.
Ponts entre cultures, entre cultura i societat, entre raó i sentiments.
Se escribe, aleatoriamente, en la lenguas que conozco o me gustan.
Aυτό είναι το σπίτι σας, i hope you will like it.



LEYENDO AL POETA JAVIER EGEA


Este agosto estoy leyendo el primer volumen de la Poesía Completa del granadino Javier Egea, una antología aparecida por primera vez este año. Egea fué un poeta comprometido con la izquierda desde muy joven, militando en los 70 en la célula comunista Antonio Gramsci de la Universidad de Granada, y entrando en relación con otros intelectuales granadinos como Luis García Montero, con el que años más tarde elaboraría el Manifiesto Albertista, y la corriente poética Otra sentimentalidad.

Egea buscará una poesía materialista, una poesía que es instrumento para transformar, no solo para describir la realidad, aunque también se ocupe del amor, la soledad, la nostalgia.

Como estamos en un mes lorquiano, una curiosidad de Javier Egea: fué guía de la Casa-Museo Federico García Lorca.

Dejo dos poemas suyos, uno más intimista, y otro político.



...SE NOS HA MUERTO EL VIENTO DE REPENTE.

Tú ya sabes, amor, pequeña ausente,
que no se quiebra el beso sin la brisa...
Y sin saber el talle de la risa
se nos ha muerto el viento de repente.

...Se nos ha muerto el viento de repente,
se desplomó la sombra, y la sonrisa
no borda la mirada ni se alisa
este ceño cansado de mi frente.

Porque se ha muerto el viento de repente
y así no nace el mar ni se devana
la ronca y bella voz de su campana.

Porque se ha muerto, amor, y, tristemente,
ya no se quiebra el beso ni se siente
ese dulce rumor de la mañana...


ARGENTINA 78 (II).

Huele a sangre, Videla,
a carne arrebatada,
a nombre sumergido,
a juventud quebrada,
a desparecido,
a triturado amor,
a luces clandestinas,
a bota de soldado,
a juez a la deriva,
a obispo del naufragio,
a esputo de asesino,
a celda de tortura,
a aliento de banquero,
a paloma temblando,
a cuneta de muertos,
a hueco de fusil,
a escuela en alta mar,
a luz pisoteada,
a excremento de fiera,
a soledad y miedo,
a sapo en el poder,
a fusta de tirano,
a latigazo en pleno corazón.

Huele a sangre en tus manos,
Argentina.

No hay comentarios: