TENDINT PONTS


Hoşgeldiniz.
Aquest bloc vol contribuir a tendir ponts.
Ponts entre cultures, entre cultura i societat, entre raó i sentiments.
Se escribe, aleatoriamente, en la lenguas que conozco o me gustan.
Aυτό είναι το σπίτι σας, i hope you will like it.



JOAN MARGARIT

He acabado de leer estos días la recopilación de poemas de Joan Margarit, Poesia amorosa (1980-2009), una selección hecha por el propio autor, y que me ha gustado muchísimo. Especialmente los dedicados a su hija Joana, muerta a los 30 años. La poesía de Margarit es sobria y elegante, a la vez que culta y directa, donde prevalece el contenido a la forma.
A veces, comprometida políticamente con los valores de la izquierda, una poesía con clase y de clase, pero sin exceso partidario ni voluntad propagandística: una cosmovisión cívica, igualitaria, justa, una urbanidad humanizadora.
Os dejo tres poemas, de diferente contenido, a ver que os parecen.



FINAL DE DIA
Ara que només ets
un pètal dins de l'ambre del no-res,
ha d'haver-hi algun lloc on estar junts,
més junts que mai. Potser en aquest reducte
dels poemes. Doncs, què són
si no poden salvar-te de l'oblit?
Per si t'acostes a llegir-los, deixo
de nit el llibre obert damunt la taula.


LA LLIBERTAT
La llibertat és la raó de viure,
dèiem, somniadors, d'estudiants.
És la raó dels vells, matisem ara,
la seva única esperança escèptica.
La llibertat és un estrany viatge.
Va començar en les places
de toros amb cadires a la sorra
en les primeres eleccions.
És el perill, de matinada, al metro,
són els diaris al final del dia.
La llibertat és fer l'amor als parcs.
La llibertat és quan comença l'alba
en un dia de vaga general.
És morir lliure. Són les guerres mèdiques.
Les paraules República i Civil.
Un rei sortint en tren cap a l'exili.
La llibertat és una llibreria.
Anar indocumentat.
Les cançons prohibides.
Una forma d'amor, la llibertat.


AEROPORT D'ATENES
L'aurora acaricia amb dits de rosa
fusellatges que semblen, enlairant-se,
fantasmes d'alumini de la Ilíada.
La veu de les ruïnes d'algun déu,
una veu com de restes de muralla,
s'escampa en grec per la megafonia.
Vora el pope barbut, suat, amb robes
d'un negre destenyit, com una icona,
homes amb rostre astut de mercader
parlen i gesticulen amb el mòbil.
Noies de ventres tersos, avorrides,
van fujellant revistes i fan cua
davant les màquines mig rovellades
de venda de begudes. Coca-Cola:
aquest és l'elixir que pren Helena,
mostrant les cames nues i les ungles,
vermelles dels seus peus, que desafien
qualsevol que es proposi enterrar el mite.

MIGUEL DE MOLINA, RAFAEL DE LEON, Y LORCA

Seguimos con los homenajes en motivo del 75 aniversario del asesinato de Federico García Lorca, esta vez, recordando a dos de sus amistades, que como él, sufrieron la persecución del franquismo, por su obra, su compromiso republicano, y su condición de homosexual: Miguel de Molina y Rafael de León.

Los dos artistas son figuras de primera linea de la copla española, de Molina en su condición de intérprete, de León en su condición de compositor.

La copla fué un género popular adulterado y falseado por el franquismo, encorsetado por voluntad del régimen en la España cañí que Franco quiso imponer como imaginario colectivo, tal y como podeis ver en este magnífico reportaje sobre la copla española.

Pero, por el contrario, la copla había nacido antes de la dictadura y había vivido su máximo esplendor en la II República.

Fué en este contexto, en el de la creación de una cultura popular en el sentido de ser cultura del pueblo, en el que Federico García Lorca se sintió próximo a estos artistas, con los que compartía amistad y diálogo creativo, artístico.

La Guerra Civil y el franquismo marcó sus vidas: Lorca fué fusilado, Miguel de Molina, tras ser boicoteado por el régimen y apaleado por la policia secreta, se exilió a América Latina.
Rafael de León representó el exilio interior, le salvó de la persecucion franquista su condición familiar de noble, pero se vió obligado a escribir al gusto del régimen, única manera de seguir haciendo copla y otros géneros en España, y a esconder su condición sexual.

Dice Miguel de Molina en una entrevista que un día, en el Cafe Oriente de Barcelona, estaban los tres, y Rafael de León no paraba de hablar de un muchacho con ojos verdes que le había impresionado...De allí, salió la copla Ojos Verdes, una de las más destacadas del género.
La copla se escribió originalmente en masculino, es decir, de un hombre que habla de otro hombre. Esta versión fué interpretada en directo, pero nunca fué grabada. Después se hicieron dos versiones más, ya en femenino, que son las que nos han llegado y se han popularizado.
En todo caso, la copla Ojos Verdes está relacionada con dos poemas de nuestros protagonistas, el Romance Sonámbulo de Lorca, y el Romance de los ojos verdes de Rafael de León.

Así que, como en el anterior escrito lorquiano, lo mejor será disfrutar a la vez de música y literatura. Os dejo los dos poemas, y un video de Miguel de Molina cantando Ojos verdes.





Romance de los ojos verdes

-¿De dónde vienes tan tarde?
¡Dime, di! ¿De dónde vienes?
-Vengo de ver unos ojos
verdes como el trigo verde.
El sueño juega y se esconde
en la plaza de mi frente;
cabalgo por las ojeras
de unos ojos en relieve.
El cuarto se va llenando
de mar, de barcos y peces,
acuarium improvisado
sobre el barniz de los muebles,
mientras que la media luna
de junio roja y solemne
se suicida sobre el filo
de la mañana que viene.
-¿De dónde vienes cantando?
¡Dime, di! ¿De dónde vienes?
-Vengo de ver unos ojos
verdes como el limón verde.
Por el río de la siesta
pasa un pregón hecho nieve
persianas atravesando:
Chumbos frescos, ¿quién los quiere?
La sábana de la cama
en silencio se defiende
amortajando suspiros
bajo la cal de sus pliegues
contra dos cuerpos desnudos
que su blancura oscurece;
muslos de trigo en mis muslos
brazos delgados y ardientes
que como ríos morenos
iluminados de fiebre
se precipitan sin pulso
por la llanura del vientre
en una lucha romana
de mirtos y de laureles.
-¿Dónde naciste? -En Tarifa,
¿Y tú? -En Sevilla.
Mis sienes
están preñadas de olivos
como tus ojos de verdes.
El silencio apuñalado
vuelve a sembrar las paredes
y un sueño de torres altas
y de relojes ausentes
sobre la cama cansada
echa su capa de nieve.
-¿De dónde vienes borracho?
¡Dime, di! ¿De dónde vienes?
-Vengo... vengo de la viña
y el olivarito verde.
-¿Qué mala hierba pisaste,
quién te atravesó las sienes
con ese mal fario...? ¡Dime!
-Son las cosas de la suerte,
unos la encuentran de espaldas,
otros la encuentran de frente,
y yo me encontré a sus ojos
verdes como el trigo verde.
-¿Quieres que te haga una taza
de hierbabuena caliente?
-Quiero su voz, luna y plata
diciéndome que me quiere.
-¿Quieres que te ate un pañuelo
y te lo anude a la frente?
-Quiero sus brazos de trigo
y su cintura de aceite.
-¿Quieres que cante una nana
para ver si así te duermes?
-Quiero sentirme en el cuello
su aliento de flauta breve.
-Entonces... mi corazón,
dime, ¡por Dios! lo que quieres.
-Quiero sus ojos. Sus ojos
verdes como el trigo verde,
como el limón y la albahaca,
como el mar y los cipreses,
como las almendras nuevas,
el romero y los laureles...
Si no me traes sus ojos,
¡dile que venga la muerte!



Romance Sonámbulo

Verde que te quiero verde.
Verde viento. Verdes ramas.
El barco sobre la mar
y el caballo en la montaña.
Con la sombra en la cintura
ella sueña en su baranda,
verde carne, pelo verde,
con ojos de fría plata.
Verde que te quiero verde.
Bajo la luna gitana,
las cosas la están mirando
y ella no puede mirarlas.

Verde que te quiero verde.
Grandes estrellas de escarcha,
vienen con el pez de sombra
que abre el camino del alba.
La higuera frota su viento
con la lija de sus ramas,
y el monte, gato garduño,
eriza sus pitas agrias.
¿Pero quién vendrá? ¿Y por dónde?
Ella sigue en su baranda,
verde carne, pelo verde,
soñando en la mar amarga.

--Compadre, quiero cambiar
mi caballo por su casa,
mi montura por su espejo,
mi cuchillo por su manta.
Compadre, vengo sangrando,
desde los puertos de Cabra.
--Si yo pudiera, mocito,
este trato se cerraba.
Pero yo ya no soy yo,
ni mi casa es ya mi casa.
--Compadre, quiero morir,
decentemente en mi cama.
De acero, si puede ser,
con las sábanas de holanda.
¿No ves la herida que tengo
desde el pecho a la garganta?
--Trescientas rosas morenas
lleva tu pechera blanca.
Tu sangre rezuma y huele
alrededor de tu faja.
Pero yo ya no soy yo,
ni mi casa es ya mi casa.
--Dejadme subir al menos
hasta las altas barandas,
¡dejadme subir!, dejadme
hasta las verdes barandas.
Barandales de la luna
por donde retumba el agua.

Ya suben los dos compadres
hacia las altas barandas.
Dejando un rastro de sangre.
Dejando un rastro de lágrimas.
Temblaban en los tejados
farolillos de hojalata.
Mil panderos de cristal
herían la madrugada.

Verde que te quiero verde,
verde viento, verdes ramas.
Los dos compadres subieron.
El largo viento dejaba
en la boca un raro gusto
de hiel, de menta y de albahaca.
--¡Compadre! ¿Dónde está, dime?
¿Dónde está tu niña amarga?
¡Cuántas veces te esperó!
¡Cuántas veces te esperara,
cara fresca, negro pelo,
en esta verde baranda!

Sobre el rostro del aljibe
se mecía la gitana.
Verde carne, pelo verde,
con ojos de fría plata.
Un carámbano de luna
la sostiene sobre el agua.
La noche se puso íntima
como una pequeña plaza.
Guardias civiles borrachos
en la puerta golpeaban.
Verde que te quiero verde,
verde viento, verdes ramas.
El barco sobre la mar.
Y el caballo en la montaña.

DUMAN, SEZEN AKSU, Y HARIS ALEXIOU


Os dejo la versión rock subtítulada en castellano del grupo turco Duman, de la canción "Herseyi Yak", un clásico de Sezen Aksu, que es la versión del hit de Haris Alexiou "Mia pista apo fosforo". Os dejo los tres videos para que podais comparar y elegir la que más os guste, en todo caso, las tres son magníficas.






LEYENDO AL POETA JAVIER EGEA


Este agosto estoy leyendo el primer volumen de la Poesía Completa del granadino Javier Egea, una antología aparecida por primera vez este año. Egea fué un poeta comprometido con la izquierda desde muy joven, militando en los 70 en la célula comunista Antonio Gramsci de la Universidad de Granada, y entrando en relación con otros intelectuales granadinos como Luis García Montero, con el que años más tarde elaboraría el Manifiesto Albertista, y la corriente poética Otra sentimentalidad.

Egea buscará una poesía materialista, una poesía que es instrumento para transformar, no solo para describir la realidad, aunque también se ocupe del amor, la soledad, la nostalgia.

Como estamos en un mes lorquiano, una curiosidad de Javier Egea: fué guía de la Casa-Museo Federico García Lorca.

Dejo dos poemas suyos, uno más intimista, y otro político.



...SE NOS HA MUERTO EL VIENTO DE REPENTE.

Tú ya sabes, amor, pequeña ausente,
que no se quiebra el beso sin la brisa...
Y sin saber el talle de la risa
se nos ha muerto el viento de repente.

...Se nos ha muerto el viento de repente,
se desplomó la sombra, y la sonrisa
no borda la mirada ni se alisa
este ceño cansado de mi frente.

Porque se ha muerto el viento de repente
y así no nace el mar ni se devana
la ronca y bella voz de su campana.

Porque se ha muerto, amor, y, tristemente,
ya no se quiebra el beso ni se siente
ese dulce rumor de la mañana...


ARGENTINA 78 (II).

Huele a sangre, Videla,
a carne arrebatada,
a nombre sumergido,
a juventud quebrada,
a desparecido,
a triturado amor,
a luces clandestinas,
a bota de soldado,
a juez a la deriva,
a obispo del naufragio,
a esputo de asesino,
a celda de tortura,
a aliento de banquero,
a paloma temblando,
a cuneta de muertos,
a hueco de fusil,
a escuela en alta mar,
a luz pisoteada,
a excremento de fiera,
a soledad y miedo,
a sapo en el poder,
a fusta de tirano,
a latigazo en pleno corazón.

Huele a sangre en tus manos,
Argentina.

75 AÑOS SIN FEDERICO GARCÍA LORCA

Este mes, se cumpliran 75 años del asesinato de Federico García Lorca. Cerca de Víznar (Granada), en la madrugada del 18 de Agosto de 1936, era fusilado por el ejército franquista. Su delito: ser un hombre libre, progresista, homosexual, republicano, y que puso la libertad al alcance del pueblo al que amaba, a través de su obra y de la experiencia artística y pedagógica de La Barraca.

Como otras veces, reivindicamos aquí modestamente su figura, no solo a través de sus letras, sino a través de los ojos de otros artistas que han sido influenciados por Lorca. Así que os propongo un experimento muy lorquiano: unir imagen, música, y literatura.

Primero, poned en marcha el reproductor de Youtube. Podeis elegir que suene la versión de Enrique Morente y Lagartija Nick de Pequeño Vals Vienés, un poema de Lorca acompañado de una recopilación interesantísima de imágenes de Lorca y su obra.

O si lo preferís, podeis abrir Take this waltz, la adaptación de Leonard Cohen del mismo poema de Lorca, homenaje del cantante a una de sus influencias más valoradas por él mismo (tanto, que su hija se llama Lorca Cohen...).

A continuación, y mientras suena la música, podeis leer algunos escritos de otros autores que han homenajeado a Lorca. Espero que os guste la simbiosis entre música y literatura filolorquiana.











ODISEAS ELITIS (fragmentos de Cartas boca arriba):
"La idea del "poeta popular" en la persona de éste último, por primera vez toma su auténtico significado. " [...] "De naturaleza innovadora y radical logró trabajar para el nuevo arte y para la revolución, sin convertirse ni por un momento en un sabihondo que monologa o en un propagandista que se politiza." [...] "¡Adiós, Federico García Lorca! El pistoletazo que te abatió ante el muro de piedra de un pueblo de tu patria, nada consiguió hacer. La fuerza del pueblo que amaste resucita ahora tus palabras para siempre y sabes tú cuánto más vale la lágrima de un campesino que todos los premios de las Academias, cuánto más elevada muestra de vida -que un trozo de oro- se hace la hoja de plátano aquella que en las mañanas empañadas envía en compañía el norte sobre los hombros de los rebeldes que luchan".


MIGUEL HERNÁNDEZ (fragmento de Elegía primera):
"Silencioso, desierto, polvoriento
en la muerte desierta,
parece que tu lengua, que tu aliento,
los ha cerrado el golpe de una puerta.

Como si paseara con tu sombra,
paseo con la mía,
por una tierra que el silencio alfombra,
que el ciprés apetece más sombría.

Rodea mi garganta tu agonía
como un hierro de horca
y pruebo una bebida funeraria.
Tú sabes, Federico García Lorca,
que soy de los que gozan una muerte diaria".


JOSÉ AGUSTÍN GOYTISOLO (Me cuentan como fué):
"...amigo: y le llevaron a Víznar; monte arriba; mientras lejos Granada hermosísima y triste como una niña sola palidecía igual que García Lorca bajo la despiadada luz del alba. Y entonces él -como hará dentro de unos cuarenta años- repitió el gesto de Boabdil el Chico el último rey moro de Granada y volvió la cabeza por mirarla otra vez; y gritó y gritó; y lloró; con tristeza y con rabia...
¡Ay!
Poeta como éste
ya no le hay".


ANTONIO MACHADO (El crimen fué en Granada).

I. El crimen
Se le vio, caminando entre fusiles,
por una calle larga,
salir al campo frío,
aún con estrellas de la madrugada.
Mataron a Federico
cuando la luz asomaba.
El pelotón de verdugos
no osó mirarle la cara.
Todos cerraron los ojos;
rezaron: ¡ni Dios te salva!
Muerto cayó Federico
—sangre en la frente y plomo en las entrañas—
... Que fue en Granada el crimen
sabed —¡pobre Granada!—, en su Granada.

II. El poeta y la muerte
Se le vio caminar solo con Ella,
sin miedo a su guadaña.
—Ya el sol en torre y torre, los martillos
en yunque— yunque y yunque de las fraguas.
Hablaba Federico,
requebrando a la muerte. Ella escuchaba.
«Porque ayer en mi verso, compañera,
sonaba el golpe de tus secas palmas,
y diste el hielo a mi cantar, y el filo
a mi tragedia de tu hoz de plata,
te cantaré la carne que no tienes,
los ojos que te faltan,
tus cabellos que el viento sacudía,
los rojos labios donde te besaban...
Hoy como ayer, gitana, muerte mía,
qué bien contigo a solas,
por estos aires de Granada, ¡mi Granada!»

III.
Se le vio caminar...
Labrad, amigos,
de piedra y sueño en el Alhambra,
un túmulo al poeta,
sobre una fuente donde llore el agua,
y eternamente diga:
el crimen fue en Granada, ¡en su Granada!


PABLO NERUDA (fragmento de Oda a Federico García Lorca):
"Si pudiera llorar de miedo en una casa sola,
si pudiera sacarme los ojos y comérmelos,
lo haría por tu voz de naranjo enlutado
y por tu poesía que sale dando gritos.

Porque por ti pintan de azul los hospitales
y crecen las escuelas y los barrios marítimos,
y se pueblan de plumas los ángeles heridos,
y se cubren de escamas los pescados nupciales,
y van volando al cielo los erizos:
por ti las sastrerías con sus negras membranas
se llenan de cucharas y de sangre
y tragan cintas rotas, y se matan a besos,
y se visten de blanco.

Cuando vuelas vestido de durazno,
cuando ríes con risa de arroz huracanado,
cuando para cantar sacudes las arterias y los dientes,
la garganta y los dedos,
me moriría por lo dulce que eres,
me moriría por los lagos rojos
en donde en medio del otoño vives
con un corcel caído y un dios ensangrentado,
me moriría por los cementerios
que como cenicientos ríos pasan
con agua y tumbas,
de noche, entre campanas ahogadas:
ríos espesos como dormitorios
de soldados enfermos, que de súbito crecen
hacia la muerte en ríos con números de mármol
y coronas podridas, y aceites funerales:
me moriría por verte de noche
mirar pasar las cruces anegadas,
de pie llorando,
porque ante el río de la muerte lloras
abandonadamente, heridamente,
lloras llorando, con los ojos llenos
de lágrimas, de lágrimas, de lágrimas."


RAFAEL ALBERTI (A Federico García Lorca).
Sal tú, bebiendo campos y ciudades,
en largo ciervo de agua convertido,
hacia el mar de las albas claridades,
del martín-pescador mecido nido;

que yo saldré a esperarte, amortecido,

hecho junco, a las altas soledades,
herido por el aire y requerido
por tu voz, sola entre las tempestades.

Deja que escriba, débil junco frío,
mi nombre en esas aguas corredoras,
que el viento llama, solitario, río.

Disuelto ya en tu nieve el nombre mío,

vuélvete a tus montañas trepadoras,
ciervo de espuma, rey del monterío.



CONTENIDO EXTRA: PARA FILOHELENOS Y FILOLORQUIANOS.
Por recomendación del amigo Nikos, os dejo un vídeo del tenor griego Mario Frangoulis, de su álbum dedicado a Federico García Lorca, Skoteinos erwtas (Amor Oscuro). La canción es Feggari (La Luna), basada en un poema de Lorca que os reproduzco debajo.



La luna está muerta, muerta;
pero resucita en la primavera.

Cuando en la frente de los chopos
se rice el viento del sur.

Cuando den nuestros corazones
su cosecha de suspiros.

Cuando se pongan los tejados
sus sombreritos de yerba.

La luna está muerta, muerta;
pero resucita en la primavera.