TENDINT PONTS


Hoşgeldiniz.
Aquest bloc vol contribuir a tendir ponts.
Ponts entre cultures, entre cultura i societat, entre raó i sentiments.
Se escribe, aleatoriamente, en la lenguas que conozco o me gustan.
Aυτό είναι το σπίτι σας, i hope you will like it.



INVICTUS




El pasado fin de semana fuí a ver la película del director Clint Eastwood titulada Invictus, acerca de unos determinados momentos de la vida de Nelson Mandela, que por cierto, hoy celebra a sus 91 años, que hace 20 consiguió salir en libertad para cambiar el rumbo de la historia de Sudáfrica.
Me gustó bastante. No peca de pretenciosa, no quiere ser una biografía de Mandela. La película se basa en unos hechos concretos como excusa para hablar de los valores de la reconciliación, de la política en mayúsculas, del valor de la diversidad, y para homenajear la figura de Mandela.
En todo caso, la película es un pelín buenista, pero vale la pena que lo sea. Hay un pensamiento de fondo muy positivo, que merece ser escuchado por mucha gente que, en caso de que la película fuese más sofisticada o compleja, no se interesaría ni por ir a verla. Otra vez el viejo Eastwood con su pedagogía popular...Por cierto, Morgan Freeman está espectacular haciendo de Mandela, tiene números para Oscar...

MARCOS ANA, DIGNIDAD Y COMPROMISO EN VERSO



El pasado jueves asistí en Barcelona al acto de homenaje al poeta comunista Marcos Ana, prácticamente un desconocido en esta España que se ha vanagloriado tantas veces de la modélica amnesia de la Transición, dejando sin el reconocimiento debido a tantos hombres y mujeres.

Pero no por eso es menos poeta que otros más mediáticos, premiados, o citados. Lo que define al poeta no es la gloria, sino el atrevimiento de describir en versos una realidad, un sentimiento, un hecho cotidiano (por nimio que sea), un paisaje...

Marcos Ana tiene una triste récord: ser la persona que más años continuados pasó en las cárceles franquistas (23 años, de los 19 a los 42). Al salir de la cárcel, se exilió a Francia, y desde allí viajó por todo el mundo buscando la solidaridad internacional con el antifranquismo, hasta que pudo volver a España una vez muerto el dictador.

Y de eso es de lo que habla su poesía: de la libertad, del compromiso, del sufrimiento, de como aquellas cárceles del siglo pasado, llenas de hombres y mujeres que habían cometido el delito de luchar por la democracia y el socialismo destrozaban físicamente y psicologicamente al ser humano hasta desmoronarse, como explica en el poema Imaginaria, algo que también había descrito de manera lúcida, incluso a veces tierna, Antonio Gramsci en sus cartas a su esposa Yulca.

Marcos Ana, a sus 90 años, conserva lucidez, ternura, y firmeza de convicciones sin actitudes sectarias. Y una generosidad que contagia. Tras haber dejado toda su juventud en la cárcel, no se expresa con rencor sobre el franquismo y sus crímenes: clama justicia y no revancha. Destaco de su intervención, su concepción abierta del socialismo, que definió entre otras maneras, como un mundo en el que el Sol sale igual de caliente para todos, y que me recordó mucho a los versos del Romiosini de Yannis Ritsos, otro poeta que sufrió cárcel y exilio por las mismas razones que Marcos Ana (tal vez se lo recomendó Manolis Glezos, al que conoció en un acto en París...)

El acto finalizó con una pequeña sorpresa que quiero compartir: su intervención final la acabó con unos versos del turco Nazim Hikmet Ran, otro comunista preso y exiliado como él. Para mucha gente, era la primera vez que escuchaban ese nombre y esos versos, pero para mi, que es un autor de referencia, fué algo muy emocionante escuchar en su voz versos que había leído decenas de veces en casa:

"Has de saber morir por los hombres,
y además por hombres que quizás nunca viste,
y además sin que nadie te obligue a hacerlo,
y además sabiendo que la cosa más real y bella es vivir."