TENDINT PONTS


Hoşgeldiniz.
Aquest bloc vol contribuir a tendir ponts.
Ponts entre cultures, entre cultura i societat, entre raó i sentiments.
Se escribe, aleatoriamente, en la lenguas que conozco o me gustan.
Aυτό είναι το σπίτι σας, i hope you will like it.



VERSIONES MUSICALES TURCAS

Es bastante conocida la tendencia de hacer versiones en turco de canciones de otros paises, pero lo que no es tan conocido tal vez, es que en Turquía los/las cantantes de éxito se atreven a actualizar canciones con 10, 20, 30, o más años, y la verdad, es que la mayoría de veces con bastante gracia.

Es una manera de hacer música intergeneracional: que unos padres y unos hijos/as se emocionen con las mismas canciones, tambien tiene su valor añadido, y no es fácil de hacer.

He buscado unas cuantas por Youtube, y aquí os las dejo para que las disfruteis y valoreis si os gusta más el original, o la actualización:

-Anlıyorsun değil mi?:

-Original de Barış Manço.
-Versión moderna de Teoman.
-Versión moderna de Emre Aydin. (Apunte: mirad como gente jovencísima se sabe la letra, pero seguramente más gracias a Teoman que a Manço, pero el resultado es lo que comentaba antes: la transmisión oral de la cultura entre generaciones).

-Kadınım:

-Original de Tanju Okan. (Apunte: canción brutal, prometo escribir sobre Okan pronto).
-Versión moderna de Teoman.
-Versión moderna de Yaşar. (Apunte: le vi en directo en Estambul, en la sala Jolly Joker, y es un crack).

-Islak islak:

-Original de Cem Karaca.
-Versión moderna de Bariş Akarsu.

-Ebruli:

-Original de Ezginin Günlüğü.
-Versión moderna de Yaşar.

"NIEVE", DE ORHAN PAMUK



Antes de nada, pediros disculpas a los/las que leeis este blog por lo poco que escribo últimamente, pero por cuestiones personales no he tenido demasiado tiempo.

Recientemente, he acabado de leer Nieve, del Nobel turco Orhan Pamuk, siendo el segundo libro que leo de él, tras Estambul. Ciudad y Recuerdos, que ya comenté aquí hace un tiempo.

El libro está ambientado en Kars, una ciudad del extremo oriental de Turquía limítrofe con Armenia, y que es representativa de la Turquía empobrecida, conservadora, y olvidada/denostada por las metropolis como Estambul o Ankara. En esta zona, los inviernos son muy crudos, y la nieve está presente cada día. Casi da frío cuando lees el libro, pues resulta difícil imaginar una vida así entre montones de nieve diarios, y carreteras cortadas por los temporales que aislan, literalmente, a la ciudad del resto del país.

El personaje central es Ka, un poeta y periodista turco, nacido en Kars pero criado y formado en Nisantasi, un barrio acomodado de la burguesía de Estambul, y exiliado político en Alemania, que decide volver a Turquía e ir a Kars para cubrir como periodista unos suicidios de jovenes islamistas que se niegan a quitarse el velo para ir a los centros educativos, justo en el momento en el que se celebraran unas elecciones municipales donde se pronostica la victoria de los islamistas.

Así comienza un libro que, con forma de thriller y con una historia de amores cruzados de fondo, en realidad es un ensayo sobre la realidad y la evolución política de la Turquía contemporánea, sobre los cambios ideológicos en sus clases medias, sobre la influencia creciente del islam político entre las clases populares y entre la burguesía (incluso una parte de ella, antiguamente izquierdista), y finalmente, de como actores políticos que tienen, en principio, intereses contrapuestos, al final se complementan frente a la única víctima: la democratización de Turquía, no solo en los aspectos formales, sino en la realidad cotidiana.

El propio Pamuk no engaña a nadie, y antes de empezar el libro, añade una cita de Stendhal que me parece genial:

"La política en una obra literaria es un tiro de pistola en medio de un concierto, algo grosero pero imposible de ignorar. Estamos a punto de hablar de asuntos muy feos".

Si hay una cosa que me ha parecido magistral de este libro, es el manejo de la estructura literaria y la gestión de la información en el tiempo. Es el primer libro que leo en mi vida que te dice, de manera incluso cronometrada, que es lo que va a pasar, y en lugar de quitarle interés, se lo suma. Y junto a esto, una gran habilidad del autor para jugar con el narrador de la historia, que entra y sale permanentemente, para finalmente, ser un personaje más.

Pamuk hace un poco de trampa, porque a veces, pone en boca de sus personajes lo que él piensa de su país, su sociedad, y sobretodo, de las clases sociales en las que ha vivido y se ha formado, y de las cuáles hace una radiografía autocrítica. La burguesía de Estambul y la burocracia de Ankara son el blanco de esa crítica, por no haber sabido conducir la modernización del país, e incluso, por haberla banalizado y desorientado de sus principios fundadores, habiendo caido, bien en un concepto puramente estético de occidentalización carente de contenidos, bien en un nacionalismo excluyente apadrinado tantas veces desde los estamentos militares.
Es en esa falta de referentes, o como reacción a la represión de los mismos, donde el islamismo político encuentra cobijo y posibilidades de expansión.

No me quiero extender en el tema del islamismo político, que trataré en Bloc Politikon, pero la manera en que lo aborda Pamuk es muy interesante, y se presta incluso a analogías con otros procesos en Europa, de como antiguos marxistas acaban recalando en el conservadurismo religioso.

Tambien a destacar, como siempre en Pamuk, las excelentes descripciones y las referencias culturales, literarias, e históricas que enriquecen la historia muchísimo, pero que son responsables también de las más de 600 páginas de este libro. La cultura enciclopédica de Pamuk, y su rigor en la documentación, son elementos que justifican su elección como Nobel, una vez más.

Una cosa que no me ha gustado: no hay ninguno de los poemas que Ka hace durante todo el libro. Ya se sabe que los novelistas sienten pudor por entrar en el terreno del verso, pero la verdad, es que Pamuk no corría ningún riesgo, y que hubiese sido un detalle de crack tener algún poema de Ka en el libro.

En fin, libro muy recomendable y que os va a encantar, si os interesa conocer la sociedad turca más allá de los tópicos.