TENDINT PONTS


Hoşgeldiniz.
Aquest bloc vol contribuir a tendir ponts.
Ponts entre cultures, entre cultura i societat, entre raó i sentiments.
Se escribe, aleatoriamente, en la lenguas que conozco o me gustan.
Aυτό είναι το σπίτι σας, i hope you will like it.



VICKY CRISTINA BARCELONA (II)

Después de haber puesto en este blog el trailer de la película, os dejo el cartel, y la fecha de estreno en España: 19 de Septiembre. Qué ganas de que llegue...

MESTIZAJE CULTURAL, LENGUAS Y MÚSICA

Estos días estoy recopilando material para hacer un especial en este blog de uno de los genios de nuestra música, Joan Manel Serrat. Por azar, ha coincidido en el tiempo con algunas declaraciones, para mí fuera de lugar, sobre el uso del castellano y las demás lenguas oficiales, y en especial, del catalán y sus políticas de normalización.
Y de repente, como haciendo una síntesis de las dos cosas, de Serrat y del uso de las lenguas, me he puesto a pensar en cuántos andaluces (como mi padre) o en cuantas manchegas (como mi madre), o en cuantos gallegos (como mis vecinos), pensaban en la persona amada mientras canturreaban Paraules d'amor, una de la canciones míticas de Serrat, aún no sabiendo catalán. Y mientras pensaba en esto, y en cuánto se equivocan los que promueven el enfrentamiento lingüístico, y en como se distorsiona la realidad lingüística de Catalunya, me he encontrado este vídeo de Antonio Morales, alias Chiclanita, y del cual os dejo su blog.

Originario de Chiclana (Cádiz) pero afincado en Sant Boi de Llobregat (población cercana a Barcelona, con un fisonomía social parecida a lo que podría ser cualquier ciudad del Henares madrileño), me ha llamado la atención su versión rumbera de Me'n vaig a peu (Me voy a pie) de Serrat. Me gusta, no por su técnica ni por su pronunciación, sino por la naturalidad con la que utiliza el catalán como algo propio (que no quiere decir materno, necesariamente). Hoy que tanto hablamos de interculturalidad y mestizajes, a veces no valoramos suficientemente estas cosas por ser tan familiares. La música de Serrat, así como la denominada rumba catalana, y sus géneros colaterales, fueron un factor de integración tan importante como otros de más calado político, que no corresponde exponer en este blog.
Chiclanita es un ejemplo, uno de tantos, de la convivencia lingüística en Catalunya, y de cómo la música de Serrat, entre otros, pudo llegar hasta donde en su momento, no llegaban ni la escuela ni las instituciones, es decir, a que se utilizase (y se apreciase) la lengua catalana, oficialmente no reconocida. Os dejo el vídeo de Chiclanita y la letra en las dos lenguas, y también, la versión del propio Serrat.




ME'N VAIG A PEU
Cal oblidar la teulada vermella i la finestra amb flors.
L'escala fosca i la imatge vella que s'amagava en un racó.
I el llit de fusta negra i foradada i els teus llençols tan nets
i l'arribar suau d'una matinada que et desperta més vell.
Però no vull que els teus ulls plorin: digue'm adéu.
El camí fa pujada i me'n vaig a peu.
Cal dir adéu a la porta que es tanca i no hem volgut tancar.
Cal omplir el pit i cantar una tonada si el fred de fora et fa tremolar.
Cal no escoltar aquest gos que ara borda lligat en un pal sec,
i oblidar tot d'una la teva imatge i aquest petit indret.
Però no vull que els teus ulls plorin: digue'm adéu.
El camí fa pujada i me'n vaig a peu.
Cal carregar la guitarra a l'esquena
i tornar a fer el camí que un vespre gris
remuntant la carena em va dur fins ací.
Les ones han de d'esborrar les petjades
que deixo en el teu port.
Me'n vaig a peu, el camí fa pujada
i a les vores hi ha flors.

ME VOY A PIE
Es preciso olvidar el tejado rojo y la ventana con flores.
La escalera oscura y la vieja imagen que se escondía en un rincón.
Y la cama de madera negra y agujereada y tus sábanas tan limpias
y la llegada suave de un amanecer que te despierta más viejo.
Pero no quiero que lloren tus ojos: dime tu adiós.
El camino es cuesta arriba y me voy a pie.
Es preciso decir adiós a la puerta que se cierra y que no quisimos cerrar.
Es preciso llenar el pecho y entonar una canción si el frío de fuera te hace estremecer.
Es preciso ignorar al perro que ahora ladra atado a un poste reseco,
y olvidar de golpe tu imagen y este pequeño lugar.
Pero no quiero que lloren tus ojos: dime tu adiós.
El camino es cuesta arriba y me voy a pie.
Es preciso cargar la guitarra a mi espalda
y volverme por el camino por el que un atardecer gris,
remontando la loma, llegué hasta aquí.
Las olas borrarán las huellas que dejo en tu puerto.
Me voy a pie, el camino es cuesta arriba
y en sus bordes hay flores.

PAVLOS SIDIROPOULOS

Pavlos Sidiropoulos hubiera cumplido 60 años en 2008. Pero como tantos otros, sucumbió a los cantos de esa sirena implacable que fué la heroina, que nos lo quitó prematuramente en 1990.
Su música marcó un estilo y una época, al reivindicar el idioma griego para el género del rock, que parecía reservado al omnipresente inglés. Su música me suena a Rollings, a Deep Purple, también a Hendrix, y a veces, esa guitarra acústica quiere parecerse a Dylan. En todo caso, el mundo de la creación tiene múltiples influencias, y a cada uno le puede parecer que se asemeja a algo. ¿Quién sabe en que se inspiró el artista, ni en que momento?.

Aunque tal vez su canción más famosa a través del tiempo sea Na m'agapas, una canción de amor preciosa, yo prefiero reivindicar su lado más canalla, su estilo más provocador. Por eso, dejo este vídeo de un tema llamado Rock'n'Roll sto Krebati.


UNA NOCHE CON HAROULA

(Mi foto con Haris Alexiou, y unas amigas. Salgo mirando a otra cámara, pero bueno...momento fijado para la posteridad...)


No es fácil escribir sobre sensaciones. La capacidad de objetivar en escritura lo vivido es limitada por la linealidad del lenguaje, por la incapacidad de poder transcribir a la vez lo que escuchas, lo que piensas, lo que sientes...Pero aún así, quiero escribir sobre el concierto de Haris Alexíou en el Palau de la Música, al que asistí el martes pasado.

El recinto estaba lleno, con un público bastante heterogéneo que iba desde miembros de la comunidad griega de barcelona, hasta melómanos de las músicas étnicas. Alexíou había comentado en una entrevista que no sabía que tipo de público se iba a encontrar, y que eso iba a condicionar el repertorio. Intentó hacer un recital variado para contentar a todos, y más o menos lo consiguió.

Empezó un poco fría, con dos canciones no demasiado conocidas, pero a la tercera ya se metió al público en el bolsillo, al cantar Oneiro Htane, que yo tengo asociada mentalmente a la versión de Alkinoos Ioannidis. Pero el público no se animo a cantar y a seguir la música con las palmas hasta que no entró en el repertorio de Manos Loïzos. Con Teli, teli, teli y con Karabia alhtes se calentó el ambiente, y con el temazo imprescindible Ola se thymizoun, el respetable cayó a los pies de Haroula.

Para mí, si se hubiese pasado toda la noche con canciones de Loïzos ya hubiese estado contento, pero aún quedaba el plato fuerte.
A mitad de concierto, apareció en escena Maria del Mar Bonet, y a dúo cantaron Gia ena tango, que Bonet había adaptado al catalán como Per una cançó (Por una canción). Y ahí se vió porque Haroula es una cantante de masas, y Bonet fué, es, y será una cantante de minorías. Haroula se atrevió a cantar en catalán una estrofa de la canción, mientras que Bonet no cantó nada en griego. Ni cantó ni habló nada en griego, ni un triste geia sou. Con ese gesto Haroula sedujo definitivamente al público no heleno, mientras que Bonet hizo de invitada de piedra.

A partir de ahí, el concierto bajó en intensidad, aunque aún cayeron grandes clásicos como Tango tis Nefelis, y finalmente un To patoma intensísimo, que visto a unos escasos 15 metros de ella, la verdad es que me puso los pelos de punta.

La experiencia fué inolvidable, pese a algunas cosas mejorables, como la puesta en escena, el vestuario, o el mediocre telonero que hizo el intermedio, y que no pasó de un raspado de lo más simplón con su guitarra acústica...ni un triste arpegio, ni un punteo...Pero bueno, repetiría sin dudarlo. La voz de Haroula puede que ya no esté en sus mejores momentos, pero sigue siendo capaz de emocionar. Y eso, es lo que cuenta.

MANOS LOÏZOS

Si en el post anterior hablaba del homenaje de Haroula a Manos Loïzos, es de obligación dedicarle una entrada al propio Loïzos. No me extenderé en su biografía o discografía, pues en la wikipedia está bastante detallado. Simplemente dejaré un video en el que él canta sus propias composiciones. En concreto, καλημέρα ήλιε (buenos días, Sol), y a dúo con un jovencísimo Dalaras, Πάγωσε η τσιμινιέρα (La chimenea está fría). Me gustan estas dos canciones, porque muestran al Loïzos más comprometido políticamente, al artista al servicio del cambio social, no solo al compositor de grandes temas de amor y desamor.

HARIS ALEXIOU, EN BARCELONA

Ya solo falta una semana. El próximo martes, tendremos en concierto en Barcelona a Haris Alexiou, una de las reinas de la música griega contemporánea, en un espacio fantástico como es el modernista y centenario Palau de la Música Catalana.

La verdad es que me hace una ilusión tremenda verla en directo. Algunas de sus canciones son brutales, de esas que se te agarran por dentro y ya no las puedes dejar. En principio, viene a presentar su último trabajo, que es un homenaje al compositor Manos Loizos, otro de los grandes de la música popular griega del siglo XX, fatalmente desaparecido en los años 80. Pero espero que se salga un poquito del guión, y nos regale alguna de sus canciones más famosas que no estén en ese repertorio. Por ejemplo, ésta que os dejo en video, y que se titula Apopse thelo na pio, (Quiero beber esta noche). Como dice magisma52, esta canción es un zeibekiko impecable, de los que invita a bailarlo apasionadamente (¿como si no?), acabando de rodillas en el suelo.


AL SUEÑO

Tú que embalsamas, suave, la medianoche tranquila,
que cierras con tus dedos benignos, cuidadosos,
nuestros ojos complacidos con la tiniebla, refugiados
de la luz, a la sombra de un divino olvido;
¡oh, suave sueño!, si así te apetece, cierra
en medio de tu himno mis dóciles ojos,
o espera el "Amén", antes de que tu adormidera
extienda su arrullo junto a mi lecho.
Y entonces sálvame, o el día que pasa brillará
en mi almohada, provocándome angustia.
Sálvame de la conciencia, siempre inquieta, que gobierna
su fuerza penetrando como un topo en lo oscuro.
Gira, hábil, la llave en el cierre engrasado
y sella bien la urna callada de mi alma.

(Al Sueño, de John Keats).