TENDINT PONTS


Hoşgeldiniz.
Aquest bloc vol contribuir a tendir ponts.
Ponts entre cultures, entre cultura i societat, entre raó i sentiments.
Se escribe, aleatoriamente, en la lenguas que conozco o me gustan.
Aυτό είναι το σπίτι σας, i hope you will like it.



COMPAÑERO SALVADOR ALLENDE, ¡PRESENTE!

L'Onze de Setembre és la Diada Nacional de Catalunya, una festa cívica de la nació catalana, en commemoració per la lluita per les seves llibertats nacionals, i per la conquesta dels drets civils, polítics i socials dels que gaudim tots i totes els i les que vivim i treballem a Catalunya (i quan els nouvinguts puguin votar, la festa encara serà més gran!!!!). La història ha volgut que aquesta data coincideixi amb altra efeméride que és un exemple de lluita i de dignitat d'un poble, en aquest cas, el poble xilé; aquest mateix dia, ara fa 33 anys, el feixisme recolçat per l'administració nord-americana, va acabar amb la vida d'un home integre, d'un socialista de cap a peus: Salvador Allende. I amb ell, van morir les esperances d'un camí al socialisme compatible amb un règim de llibertats democràtiques i d'una América llatina més lliure i mes justa.
Però cada any desde fa 21, a un petit lloc de Barcelona, situat a més de 140 metres sobre el mar, es recorda la seva obra i la seva gesta. A la plaça Salvador Allende, al barri del Carmel, institucions i entitats recorden la seva figura i els estrets lligams entre el poble català i xilé. Aquest any han intervingut Elsa Blasco, Joan Saura, l'Embaixador de Xile, i el nou alcalde, Jordi Hereu. L'acte ha acabat amb la reproducció per megafonia de les últimes paraules d'Allende, que us poso una mica més endavant. Sembla una tonteria, però m'emociono cada vegada que les escolto, i ja van unes quantes....

Sóc un allendista declarat, i em sento orgullós de que el meu barri tingui una plaça i un monument a un dels polítics de referència de les esquerres del segle XX.

Compañero Presidente, no t'oblidem.



Seguramente, ésta será la última oportunidad en que pueda dirigirme a ustedes. La Fuerza Aérea ha bombardeado las antenas de Radio Magallanes. Mis palabras no tienen amargura sino decepción. Que sean ellas un castigo moral para quienes han traicionado su juramento: soldados de Chile, comandantes en jefe titulares, el almirante Merino, que se ha autodesignado comandante de la Armada, más el señor Mendoza, general rastrero que sólo ayer manifestara su fidelidad y lealtad al Gobierno, y que también se ha autodenominado Director General de carabineros. Ante estos hechos sólo me cabe decir a los trabajadores: ¡No voy a renunciar!

Colocado en un tránsito histórico, pagaré con mi vida la lealtad al pueblo. Y les digo que tengo la certeza de que la semilla que hemos entregado a la conciencia digna de miles y miles de chilenos, no podrá ser segada definitivamente. Tienen la fuerza, podrán avasallarnos, pero no se detienen los procesos sociales ni con el crimen ni con la fuerza. La historia es nuestra y la hacen los pueblos.

Trabajadores de mi Patria: quiero agradecerles la lealtad que siempre tuvieron, la confianza que depositaron en un hombre que sólo fue intérprete de grandes anhelos de justicia, que empeño su palabra en que respetaría la Constitución y la ley, y así lo hizo. En este momento definitivo, el último en que yo pueda dirigirme a ustedes, quiero que aprovechen la lección: el capital foráneo, el imperialismo, unidos a la reaccióncrearon el clima para que las Fuerzas Armadas rompieran su tradición, la que les enseñara el general Schneider y reafirmara el comandante Araya, victimas del mismo sector social que hoy estará esperando con mano ajena, reconquistar el poder para seguir defendiendo sus granjerías y sus privilegios.

Me dirijo a ustedes, sobre todo a la modesta mujer de nuestra tierra, a la campesina que creyó en nosotros, a la madre que supo de nuestra preocupación por los niños. Me dirijo a los profesionales de la Patria, a los profesionales patriotas que siguieron trabajando contra la sedición auspiciada por los colegios profesionales, colegios clasistas que defendieron también las ventajas de una sociedad capitalista.

Me dirijo a la juventud, a aquellos que cantaron y entregaron su alegría y su espíritu de lucha. Me dirijo al hombre de Chile, al obrero, al campesino, al intelectual, a aquellos que serán perseguidos, porque en nuestro país el fascismo ya estuvo hace muchas horas presente; en los atentados terroristas, volando los puentes, cortando las vías férreas, destruyendo lo oleoductos y los gaseoductos, frente al silencio de quienes tenían la obligación de proceder.

Estaban comprometidos. La historia los juzgará.

Seguramente Radio Magallanes será acallada y el metal tranquilo de mi voz ya no llegará a ustedes. No importa. La seguirán oyendo. Siempre estaré junto a ustedes. Por lo menos mi recuerdo será el de un hombre digno que fue leal con la Patria.

El pueblo debe defenderse, pero no sacrificarse. El pueblo no debe dejarse arrasar ni acribillar, pero tampoco puede humillarse.

Trabajadores de mi Patria, tengo fe en Chile y su destino. Superarán otros hombres este momento gris y amargo en el que la traición pretende imponerse. Sigan ustedes sabiendo que, mucho más temprano que tarde, de nuevo se abrirán las grandes alamedas por donde pase el hombre libre, para construir una sociedad mejor.

¡Viva Chile! ¡Viva el pueblo! ¡Vivan los trabajadores!

Estas son mis últimas palabras y tengo la certeza de que mi sacrificio no será en vano, tengo la certeza de que, por lo menos, será una lección moral que castigará la felonía, la cobardía y la traición.

Santiago de Chile, 11 de septiembre de 1973

1 comentario:

Txell dijo...

Acabo de descubrir aquesta nova secció!!! Trobo que la proposta d'aquesta setmana mereix un petit comentari.
Cal continuar lluitant pels valors que també defensava el company Allende.