TENDINT PONTS


Hoşgeldiniz.
Aquest bloc vol contribuir a tendir ponts.
Ponts entre cultures, entre cultura i societat, entre raó i sentiments.
Se escribe, aleatoriamente, en la lenguas que conozco o me gustan.
Aυτό είναι το σπίτι σας, i hope you will like it.



IMPOTENCIA

Hasta ahora, no había escrito en el blog ningún artículo de opinión política, pero ante la actual situación, es lo que me pide el cuerpo.

El fin del Govern Catalanista i d’Esquerres supone más que el no entendimiento puntual entre las formaciones que lo componen. No es solo un desencuentro coyuntural que se solucionará con una nueva consulta electoral. Para mí, y para muchos otros y otras de los que vivimos en Catalunya, supone el final, traumático, de la primera experiencia en Catalunya desde el año 1936, de un gobierno de la izquierda plural, tras 23 años de gobiernos de la derecha catalana, que ahora, se encuentra en un escenario inmejorable para volver al poder, solo 3 años después. Es el fin de la ilusión depositada en un programa de gobierno, el Acord del Tinell, que planeaba un horizonte de progreso social avanzadísimo para Catalunya, tanto por contenidos, como por formas y valores. Era un contrapunto excepcional al neoliberalismo en boga en gran parte de Europa.

Pero no ha podido ser. Desde el principio, las tensiones entre ERC y PSC-CpC se hicieron visibles, quedando siempre ICV-EUiA como árbitro o apagafuegos. El primer zarpazo letal vino con el conocido viaje a Perpignan de Carod-Rovira, para entrevistarse con ETA. Pese a la buena intención de fondo, una temeridad impropia de un Conseller Primer; una torpeza en la ejecución indigna de alguien que, como él, ha conocido la clandestinidad.
A partir de ahí, el titular periodístico se ha impuesto al programa político; la miopía electoralista a la mirada alta de la acción de Gobierno; en definitiva, los intereses partidarios de unos, frente a los intereses de la mayoría de la ciudadanía que se siente representada por este Gobierno.

La puntilla la ha dado la aprobación del nuevo Estatut d’Autonomia. Un texto que mejora ampliamente el techo competencial de Catalunya, que refuerza su posición nacional, que la reconoce como actor en la Unión Europea y en el mundo, y que tiene una actitud garantista en los derechos civiles, políticos, sociales, y medioambientales. En definitiva, un texto para la Catalunya del siglo XXI, que dibuja el marco jurídico-político de un país de progreso en los cánones del modelo social europeo o del Estado del Bienestar. Tiene razón Acebes: este Estatut marca un modelo de sociedad: progresista y con un papel claro de lo público, y es por eso que el PP lo odia…

Para ERC parece no ser suficiente, y pide el NO. Lo primero que tendrían que explicar es porque dicen no a un texto en el que han votado favorablemente al 85% del articulado…Pero no lo harán. Su coartada es que este texto no es el que salió del Parlament de Catalunya el 30 de Septiembre, y que por tanto, una vez más España ha subyugado la voluntad popular del pueblo catalán. Este argumento es falso de principio a fin: el Estatut es una Ley Orgánica que se aprueba en el Congreso; por tanto, guste o no, una ley española. La aprobación es al final, no en el inicio…Por tanto, se debe observar la correlación de fuerzas en todo el ciclo negociador, y no sólo en el ámbito de Catalunya…Pero ahí viene el segundo sofisma de ERC: solo reconocer el ámbito catalán de decisión. Directamente, se llega a un callejón sin salida, en el que sólo cabe independencia o submisión…¿Dónde está aquel brindis al Sol de Carod-Rovira en que hablaba de la España Federal? La España Federal es un acuerdo entre Catalunya y España, dentro de un marco común. Por cierto, en ese sentido, el nuevo texto reconoce relaciones bilaterales Catalunya-España institucionalizadas, por lo tanto, un avance en un sentido federalista.

Pero el problema de la mayoría de la actual dirección de ERC es que no cree en la España Federal, ni siquiera de manera táctica. Su posición política en este proceso ha ido en la dirección de inducir el enfrentamiento de Catalunya con España. El acto de las JERC rompiendo Constituciones Españolas, es un ejemplo de lo que afirmo. Estoy de acuerdo con Maragall en que una posición cerrada de España frente a Catalunya crea desafección hacia ésta; pero otra cosa es provocarla con planteamientos políticos falsos. Está en juego más que una configuración determinada del Estado: está en juego la convivencia entre los pueblos de España, en la que el proyecto federal tiene un papel fundamental para aunar pluralidad nacional y cohesión social y territorial, en un proyecto común, pero no impuesto, sino compartido y respetuoso con las diversas identidades.

Por tanto, bajo mi punto de vista, sólo cabe calificar la posición de ERC como miope e irresponsable.

Miope porque no atiende a la actual correlación de fuerzas en Catalunya, y sobretodo, en España, donde la visión plural de lo que somos todavía es muy minoritaria, no solo en la derecha, sino también en sectores importantes de la izquierda política y social. Este Estatut es un paso hacia delante en lo social y lo nacional a todas luces: una visión menos miope, la consideraría un avance, siquiera táctico o coyuntural, pero suficiente para decir sí, o al menos, abstenerse para no frustrarlo.

Y es irresponsable porque deja el terreno abonado a CiU para volver al poder; se han volado muchos puentes de cara a poder reeditar un gobierno de la izquierda plural, algo a lo que no ha ayudado Maragall con el cese de los consellers de ERC…La verdad es que cuesta creer cómo se puede tener tan poca visión colectiva. La última vez que ERC defraudo al resto de las izquierdas, fue en 1980, cuando Heribert Barrera decidió investir a Jordi Pujol como presidente de la Generalitat, dejando en la estacada al PSC y al PSUC. La izquierda catalana ha tardado 23 años en cambiar esa situación…que ahora tiene muchos números de revertirse…Ver la cara de Artur Mas exultante me produce asco, pero sobretodo, impotencia. Porque el terreno no lo ha ganado la derecha: lo han perdido las izquierdas, entre ruidos, miopías y Maragallades...

Si mirais mis links, podeis ver que no me escondo, y que coincido políticamente con la Coalición ICV-EUiA, liderada por Joan Saura y Jordi Miralles, que en todo este tiempo ha sido valiente en la propuesta política, responsable en la gestión de Gobierno, y coherente con lo establecido en su programa, así que acabo con:

Si al Nou Estatut!!
Si al Govern Catalanista i d’Esquerres!!
Si a l’Acord del Tinell!!
Si a ICV-EUiA!!

4 comentarios:

Gemma Ferré dijo...

Coincido en un 99% con lo que dices. Yo arrastro la decepción desde hace días y tardaré mucho en digerir todo lo que está ocurriendo. ERC se ha comportado como un adolescente rencoroso e irresponsable, sin saber distinguir entre ser partido y formar parte de un gobierno. No han sabido estar a la altura desde un primer momento, como bien dices desde que a Carod le vino en gana irse de paseo a Perpiñan a escondidas de sus compañeros de gobierno.

Yo tampoco me escondo y te diré que yo voté a ERC en las autonómicas, supongo que no hace falta que diga que la próxima vez les va a votar su tía. Creo que daré otra oportunidad al PSC, aunque aún no lo tengo claro.

Lo que da pena es que les han puesto en bandeja la Generalitat a CIU y que si no saliera el estatut, nos quedamos como unos tontos con el del 79.

SI A L'ESTATUT !!!

Andreu dijo...

Estic d'acord en què el paper de la coalició ICV-EUiA ha estat el més madur i responsable de tots. En aquest sentit, crec que s'ha de vigilar de no atacar massa ERC (ja ho fan els mitjans) i recordar el paper nefast solipsista i erràtic de Maragall i el PSC a l'hora de dirigir un govern de coalició. Tot i així, també la coalició ICV-EUiA ha d'explicar, si és veritat, per què va donar el sí al pacte Mas-Zapatero sense haver-se llegit el que havien acordat. Salutacions.

Anónimo dijo...

Hey what a great site keep up the work its excellent.
»

Anónimo dijo...

I'm impressed with your site, very nice graphics!
»